Aceites esenciales con fotosensibilidad

Descripción

La fotosensibilidad es una irritación en la piel que se produce por una reacción excesiva a los rayos ultravioletas del sol, que puede estar provocada por determinados medicamentos, como los antibióticos.

Los aceites esenciales que contengan una determinada cantidad de furocumarinas pueden provocar fotosensibilización si se expone la piel a la luz directa del sol tras su aplicación. El aceite esencial de bergamota, que contiene bergapteno, es de los que tienen el porcentaje de furocumarinas más elevado, por eso en algunas ocasiones se procesa para eliminar estas sustancias. Otros aceites que pueden provocar sensibilidad son el pomelo, raíz de angélica, tagetes minuta (un tipo de caléndula), entre otros. La hierbaluisa, por ejemplo, ofrece resultados variables por lo que, cada aceite esencial debe ser considerado según sus propias características.

La mayoría de aceites cítricos se consideran fotosensibilizadores aunque su contenido en furocumarinas varia considerablemente, en el aceite esencial de mandarina es prácticamente nulo.

Cuando utilices un aceite esencial potencialmente fotosensible, cubre la zona donde lo has aplicado y evita la luz directa del sol o los rayos ultravioleta durante por lo menos 12 horas.

Evita los aceites esenciales fotosensibilizadores en recetas faciales que se utilicen durante el día.

Artículos recomendados