Precauciones de uso general

Descripción

Los aceites esenciales son sustancias naturales que, cuando se eligen y utilizan de forma correcta, son totalmente seguros. No obstante, también son sustancias con efectos muy potentes por lo que, cuando se utilicen, se deben adoptar una serie de precauciones.

 

Normas básicas

  1. Los aceites esenciales deben estar envasados en recipientes de vidrio oscuro o de aluminio y bien tapados.

  2. El tapón o tapa del recipiente tiene que estar bien cerrados para evitar que se evaporen.

  3. Los envases deben guardarse en un lugar fresco, oscuro y protegido de la luz y el calor.

  4. Mantén los aceites esenciales fuera del alcance de los niños y mascotas.

  5. Lávate las manos antes y después de utilizar aceites esenciales.

  6. Evitar el contacto con los ojos. Si entrara aceite en un ojo, lavar inmediatamente con agua y acudir al médico si es necesario. También puede retirarse aplicando una gota de leche y, a continuación, lavar con abundante agua.

  7. Evitar aplicar aceites esenciales directamente en los ojos, interior de la nariz, en los oídos y en la zona genital, sin la prescripción de un profesional.

  8. En caso de ingestión accidental, toma leche o alguna otra sustancia grasa y contacta con el servicio de toxicología.

  9. No apliques los aceites esenciales sin diluir en grandes extensiones en el cuerpo sin consultar con un profesional.

  10. Personas propensas a sufrir intolerancias o reacciones alérgicas deben realizar una prueba antes de utilizar aceites esenciales.

Artículos recomendados