Los aceites esenciales son sustancias muy valiosas que, nos proporcionan una farmacia llena de remedios en todos los aspectos de nuestra vida.

La tierra nos proporciona agua y comida, pero también una gran variedad de plantas capaces de solucionar numerosísimos problemas, y mejorar nuesro estado de ánimo.

Los seres humanos siempre hemos tenido a nuestro alcance todo tipo de plantas curativas, medicinas de la tierra. Los aceites esenciales se extraen de todo tipo de plantas: árboles, arbustos, hierbas, flores… Y en cada una de ellas, se concentran en una parte distinta. Por ejemplo en aceite de incienso se extrae de la resina de su árbol, los de mandarina, bergamota, limón…, se extraen de la piel de estas frutas, el aceite de pino procede de las agujas y ramitas de ese árbol…

Los aceites esenciales se extraen mediante diversos métodos, el más común es la destilación a vapor pero también, existen otros como la expresión, extracción por CO2, la maceración…, y la extracción por medio de solventes, lo que daría lugar a un absoluto, en vez de aceite esencial.

Cada aceite esencial posee unas propiedades curativas que son exclusivas de él. Estudios científicos han validado la experiencia acumulada durante siglos de aquellas plantas de las que derivan los aceites esenciales y, hoy en día sabemos que, tienen propiedades bactericidas, antifúngicas, antiinflamatorias, antídotos de venenos, antidepresivas, sedantes… También, los modos de empleo de los aceites con fines terapéuticos son muy variados: aplicación externa, vahos, vía oral…, entre otros. El modo de empleo elegido determinará tanto la proprción como la extensión de la absorción.

Un aceite esencial puede llegar a contener hasta un centenar de compuestos químicos diferentes, cada uno en su justa proporción, que los hacen únicos. Los más importantes suelen estar incluidos en grupos amplios: alcoholes, fenoles, terpenos, aldehídos…

Estas características hacen que los aceites esenciales sean sustancias enormemente versátiles y, un aceite de lavanda pueden calmar tanto una quemadura menor como actuar como repelente de insectos.

Las plantas son auténticas factorías químicas capaces de sintetizar la energía del Sol, el agua y la tierra, para darnos unas sustancias muy valiosas para nuestro bienestar. Las células vegetales son similares a las nuestras, están compuestas por membranas, ADN, orgánulos…, hemos evolucionado juntos y si bien ellas pueden vivir sin nosotros, nosotros no podemos vivir sin ellas por lo que,

pedir ayuda a las plantas es como pedirla a nuestra familia natural.

Artículos recomendados